lunes, 9 de noviembre de 2009

El Símbolo Perdido


"Cada día sabemos más y entendemos menos"

El gusto de Dan Brown por los enigmas ha llevado hasta sus editores a poner esa frase en código francmason en la portada de su nueva novela, El Símbolo Perdido.

Esta vez, el exitoso escritor de La Conspiración, Ángeles y Demonios y El Código Da Vinci se sumerge dentro de los misterios de los masones, dejando de relieve (y yo no puedo confirmar esto por no ser un estudioso del tema) el supuesto origen masónico de la capital de los Estados Unidos y la más que probable filiación a la masonería de altos estamentos del poder gubernamental.

En un aspecto mucho más literario, el libro es como sus predecesores, una novela de misterio cuya acción se parte muchas veces e forma abrupta para explicarnos muchos de los misterios y curiosidades que se nos proponen. Si no fuera así, si el autor eliminará todos esos pasajes explicativos, seguramente nos encontraríamos ante una novela de apenas doscientas páginas, aunque seguramente bastante incomprensible.

Pero la ausencia de un supuesto "gran estilo literario" (cosa que no sabría describir pero que algunos critican), no es un problema para Dan Brown, ya que su marca personal es la de acaparar tu atención mostrándote curiosidades históricas, simbólicas e incluso místicas con un lenguaje al alcance de nosotros "oh, humildes mortales", y esa marca está totalmente implementada a lo largo del libro.

Otra curiosidad más allá del tema masón, es la mención a la ciencia noética, una suerte de ciencia y espiritualidad que podría considerarse la ciencia del futuro, algo que daría respuestas a las preguntas que se hace la religión y que abriría la mente a los escépticos. Mantengo esto en cuarentena hasta tener libros en mis manos de ciencia noética. Curioso, pero aunque se critique a Dan Brown por su comercialismo (seamos sinceros... ¿qué escritor no quiere vender decenas de miles de copias de su libro?) una cosa a parte de lo adictivo que resulta, es que consigue que te pique la curiosidad, por cosas que todavía no conocías, lo cual, creo, habría que agradecerle.

Con un poco de peloteo quizás, le otorgo al libro un 9 sobre 10, más que nada por que El Código Da Vinci me mantuvo más en tensión, pero sin duda, si les gusta pasar un buen rato y el mundo de los acertijos, no se lo pueden perder.

Les dejo con una entrevista al autor.


Si les pica la curiosidad sobre la ciencia noética, visiten el enlace del Instituto de Ciencias Noéticas, y no, no tiene que ver nada con el arca de Noé ni cosas parecidas.



PD: Creo sin temor a equivocarme, que el 95%, sino el 100% de los que leen el libro, terminan, como yo, buscando en internet todos los grabados, pinturas y monumentos que se describen en el libro.
Comparte esto con el mundo:

4 comentarios:

la guardiana dijo...

La noética me parece fascinante,todavía no me he leido el libro...
Un abrazo

Juntaletras dijo...

Pues el caso es que estoy buscando literatura de ciencia noética en castellano pero es que no encuentro nada de nada.
Saludos¡¡

la guardiana dijo...

Yo tampoco¡ He leido algo, pero casi todo está en inglés. Me ha picado el gusanillo y voy a leerme el libro
Un abrazo¡¡¡

Patricio Gutiérrez dijo...

Buen comentario.Gracias. Saludos