domingo, 31 de enero de 2010

Blood Ties, Hijos de La Noche


El tema vampírico está de moda en la televisión. Títulos como True Blood, The Vampire Diaries o Moonlight lo confirman.

¿Y si le diésemos a las historias de vampiros un toque... canadiense?

Blood Ties es una producción de Kaleidoscope Entertainment, del año 2006 basada en las novelas vampíricas de Tanya Huff, donde Vicki Nelson, investigadora privada, conoce a Henry Fitzroy, un elegante y carismático vampiro, en condiciones poco agradables.

Tras la primera, y traumática, toma de contacto, ambos se sentirán lo suficientemente unidos como para trabajar juntos en lo que se convertirá la nueva vida de Vicki, investigadora privada de casos inexplicables y de naturaleza oculta y sobrenatural.

A favor:
Tiene ese toque en la imágen que dice algo así como "No soy otra serie estadounidense".
Se respetan algunos mitos de los vampiros, como por ejemplo no poder estar a la luz del sol, algo para mi básico en la concepción del vampiro.
Es sencilla, divertida y sin demasiadas pretensiones.

En contra:
El título en español, "Hijos de la noche". Siempre me ha asombrado la capacidad de inventarse títulos en este país. ¿No hubiera sido más adecuado "Lazos de Sangre" por mucho que eso pareceria el título de una serie familiar?
El tema no toca, por mucho que el título diga lo contrario, la temática vampírica salvo en su protagonista. El resto, zombies, fantasmas, demonios, brujos y demás, hace que piense en la desastrosa aunque divertida serie "Dresden".
Los diálogos "típicos" de un inmortal. A veces me revientan. Pondré mi ejemplo favorito cambiándolo un poco por eso de lo derechos de autor.

Vicki: A si que tienes...
Henry: Quinientos años.
Vicki: Vaya... yo no te echaría más de doscientos cincuenta.
Henry: Es que uso crema hidratante.

Genial, ¿verdad?

Emitida por el canal por satélite Calle 1 está accesible también en internet.

Pasarán un buen rato si no son muy exigentes.
Comparte esto con el mundo:

3 comentarios:

la guardiana dijo...

Ahora con super crepúsculo ya tenemos bastante, la originalidad se pierde
Besitos

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog

Juntaletras dijo...

Bueno pero por lo menos no tenemos adolescentes histriónicas, vampiros vegetarianos sin colmillos y hombres lobo pacifistas.