sábado, 24 de enero de 2009

Es el "cumple" de Edgar Allan Poe.

"No hay nada más melancólico y a la vez bello que la muerte de un amor joven y hermoso". Más o menos con estas palabras se refería Poe a lo que le resultaba bello, hermoso y a la vez triste en las cartas que enviaba a periódicos como crítico literario, y que engrosan la compilación de "La filosofía de la composición y El Principio Poético" de la editorial Langre, cartas en las que desgrana y disecciona la forma en la que sus propios escritos, como el clásico "El Cuervo", estaban construidos.

Artista siempre torturado que murió embriagado de alcohol en un callejón, perseguido por sus propias pesadillas, fue de alguna manera el precursor de la novela detectivesca, de los relatos cortos e intensos, del terror en pequeñas dosis (nada que ver con los ladrillacos de Stephen King).

Edgar Allan Poe "cumple" 200 años y aún se le sigue mirando cuando se habla del terror y el misterio en los libros, como si hubiera dejado una huella imborrable en la literatura y que de alguna forma, aunque no se conozca toda su obra o incluso nadie halla oído hablar de él, se le imita o se le sigue.

En EL PAÍS tienen un artículo, escrito por Fernando Savater, sobre este artista inmortal.
Comparte esto con el mundo:

2 comentarios:

la guardiana dijo...

Aquí ahi que hacer una reverencia, es uno de mis escritores favoritos, hasta su propia vida es...lúgubre. Me necanta, me fascina tanto su obra como su personalidad, feliz cumpleaños señor Poe

Juntaletras dijo...

Si, Poe era peculiar cuando menos :)